Actualmente el volumen de información que gestionan empresas, gobiernos y ciudadanos, está creciendo a una velocidad exponencial. El uso masivo de Internet, en los procesos empresariales, para el comercio electrónico, así como para la comunicación de las personas, a través de las Redes Sociales, ha disparado el tráfico en Internet. Un ciudadano medio normal hoy en día está conectado a multitud de webs, para sus transacciones financieras, realizar la compra, búsqueda de información de productos y servicios, elearning,  correo electrónico y otras muchas tareas, lo que implica que tenemos que gestionar multitud de datos, así como el guardado y custodia de información de todo tipo; catálogos, contratos, notas de interés, mails, etc. En el caso de las empresas, al tener que gestionar la información de todos los procesos empresariales, y guardar copia de sus aplicaciones y páginas web, datos de clientes, transacciones financieras, stocks, y otras muchas, es todavía un reto mucho mayor.

“Algunos ejemplos del volumen actual de transacciones en Internet:  En un minuto se suben a YouTube 500 horas de video, se hacen 4.000.000 de búsquedas en Google, y se ponen 3.250.000 post en Facebook”

Este volumen de crecimiento exponencial de datos ha transformado desde hace unos años las infraestructuras, tecnologías y soportes que los almacenaban, desde las antiguas cintas, pasando por los discos magnéticos,  hasta dispositivos más básicos como los pendrive.

Actuales Sistemas de Almacenamiento de datos

Muchas pequeñas   Empresas disponen de discos duros alojados en su servidor dentro de sus propias instalaciones, lo que les permite tener cerca toda la información crítica de su empresa, haciendo frente a la inversión necesaria en todos los equipos, y a implementar sus propios protocolos de seguridad.

Las empresas medianas y grandes, utilizan sistemas tipo SAN (Storage Area Network) y NAS (Network Attached Storage). Los sistemas SAN se componen de varios armarios con infinidad de discos duros, de una potencia enorme, y que gestionan volúmenes de cientos de Terabytes. Por su parte los sistemas NAS, cuentan con archivos y sistemas operativos propios, y gestionan los discos duros, conectados unos con otros.

Otros sistemas de almacenamiento son las bibliotecas de cintas y virtuales, o los sistemas todo Flash. Las memorias Flash están diseñadas con arquitecturas modernas y con muchas funcionalidades que revolucionan la velocidad y la eficiencia de las cargas de trabajo de los datos.

 

Servicios housing y servidores virtuales VPS

Muchas empresas, independientemente de su tamaño están optando por confiar el almacenamiento de su información, aplicaciones, o páginas webs, en proveedores de servicios housing y VPS. Hay diferentes posibilidades, o bien, tener tu propio servidor alojado en el DataCenter del proveedor, al que puedes acceder a todas las funcionalidades a través de un panel, o bien, utilizar un servicio de servidor virtual VPS. Un servidor VPS es un método de particionar un servidor físico en varios servidores de tal forma que todo funcione como si se estuviese ejecutando en una única máquina. Cada servidor virtual es capaz de funcionar bajo su propio sistema operativo y además cada servidor puede ser reiniciado de forma independiente.  Las ventajas de utilizar servidores virtuales de un proveedor de servicios, se fundamentan en un ahorro considerable en la inversión, al no tener que comprar las máquinas físicas, acceder a mejores y mayores recursos tecnológicos y un gran ahorro en costes de suministro eléctrico así como personal.

5 Claves para el Almacenamiento de Datos de su Empresa

  1. Rapidez en el acceso a la información
  2. Redundancia de datos (copias de seguridad)
  3. Seguridad en el acceso y almacenamiento de la información
  4. Elección correcta del sistema y tipo de almacenamiento en función  del volumen y necesidades
  5. Cifrado de datos para información confidencial.